viernes, 17 de febrero de 2017

La depresión, ¿Qué hacer si estás deprimido?


En algún momento de nuestra vida padecemos de esta enfermedad mental, las causas pueden ser muchas; la terminación de una relación de pareja, quedarte sin trabajo, sufrir un accidente, la pérdida de un ser querido, etc. Independientemente de cuál sea la causa que produzca este trastorno, no tiene importancia o no deberías darle tanta importancia al porqué, las causas nunca avisan con anticipación, siempre llegan cuando menos te lo esperas. La tristeza, la soledad, la confusión, la depresión, se presenta inmediatamente, pero no hay nada que dure eternamente. 
La aceptación de que la vida cambia constantemente, de que todo se mueve, se transforma, cambia como la noche y el día, pero ningún día es igual que el anterior, ni lo será como el siguiente, cada momento presente nace y muere, esta dialéctica de la vida es natural, y no se puede luchar contra lo natural, puede ser que encuentres algún consuelo si vas al Psicólogo, al Psiquiatra, o te den algunas sugerencias tus amistades, la familia, pero hagas lo que hagas, la depresión estará ahí, irá contigo, lo único que conseguirás es alargar la enfermedad en el tiempo; aunque te mediques y tomes antidepresivos, o salgas de fiesta, no son más que paliativos que adormecen tu mente, y la enfermedad permanece oculta en algún lugar, en cuanto aparezca una situación parecida o incluso puede ser una nimiedad y la enfermedad estallará nuevamente y probablemente más fuerte que antes, de ahí que mucha gente permanece muerta en vida.
La solución consiste en la aceptación, si estas triste, acéptalo, si estas deprimido, acéptalo, si te invade la soledad, acéptalo; no luches, acepta la enfermedad, la aceptación es trascender, observa la enfermedad sin hacer nada; tu estado mental depresivo ya no tiene con quién luchar, empieza a desaparecer sin más.
Esto es como si estás discutiendo con otra persona, si cada uno empieza a defender su posición, la discusión se alargará por más tiempo, incluso podrían terminar a golpes; pero si aceptas la posición de la otra persona, tenga o no tenga la razón, la otra persona ya no tiene argumentos para seguir discutiendo, se irá y tu continuarás con tu vida. Recuerda que puedes salir de cualquier situación si aceptas y observas sin juzgar ni hacer nada; cuando las cosas ya están dadas, no puedes regresar el tiempo para cambiar, no hace falta buscar culpables, motivos o razones para continuar depresivo. Simplemente acéptalo y observa como el estado de ánimo cambia por sí mismo.


jueves, 19 de enero de 2017

Los padres, ¿Cuidan o manipulan a sus hijos?

Siempre se ha dicho que los padres deben ser el ejemplo para sus hijos, incluso muchos padres deciden que sus hijos sigan ejerciendo su profesión u oficio para mantener la tradición familiar. Si bien es cierto que la mayoría de los padres desean lo mejor para sus hijos, esto no implica que tomen decisiones por ellos.
La sociedad actual avanza muy de prisa en diferentes aspectos de la vida cotidiana, y muchos padres siguen siendo conservadores, igual que la religión, la política, la educación. Por ejemplo: A un niño que recién nace le dan mucho amor y le cuidan, pero poco a poco le van enseñando a hablar, a caminar, a identificar a sus padres; y en este proceso le enseñan lo que está bien o lo que está mal, lo que debe hacer y lo que no debe hacer, es decir, se empieza a marcar las pautas y patrones de condicionamiento con las que tendrán que vivir durante toda su vida, y cuando ese niño empieza a romper los patrones marcados, entonces se empieza a ponerles etiquetas como, es un mal hijo, es mal educado, no hace caso a nadie, es un descarriado, etc., etc., ...Lo que al parecer los padres hacen lo mejor posible por educar a sus hijos y muchas veces justifican diciendo que no quieren que los hijos pasen lo que ellos pasaron, se puede revertir el comportamiento de sus hijos en lo que los padres quisieron que fueran.
Cuidar quiere decir acompañar, y manipular quiere decir que hagan lo que a mi me interesa. Aquí es cuando la mayoría de los padres cometen el error de confusión entre cuidar y manipular; es cierto que lo hacen de manera inconsciente o sin darse cuenta, pero las consecuencias son irreversibles.
El amor es libertad, y eso es lo que realmente se debería practicar, si cuidas a tus hijos con amor y libertad, y lo acompañas en el trayecto de la infancia y la adolescencia, creando una relación de confianza, pero no de dependencia, entonces ese hijo será lo que quiere ser y no el hijo que quieres que sea, dejad que el niño se caiga y enséñale a levantarse sólo, enséñale a que tome sus propias decisiones, no importa si se equivoca, y acompáñale en su equivocación para que no vuelva a caer en el mismo error más veces, enséñale que los errores y las equivocaciones son parte de la vida y que tiene que aceptar como parte natural del ser humano; pero evita tomar decisiones por él o ella.
No son mejores padres aquellos que sobreprotegen a sus hijos, ni deciden lo que tienen que ser o hacer sus hijos, y especialmente no confundir entre cuidar y manipular, ya que  separa una línea muy fina entre estas dos palabras; sed padres muy conscientes para que podáis dar cuenta la diferencia entre estas dos palabras.
  

lunes, 28 de noviembre de 2016

La felicidad, ¿Se crea y se destruye?, o es permanente.

La felicidad no tiene nada que ver con el triunfo, la ambición, el poder, el dinero o el prestigio; mucha gente confunde el placer con la felicidad, la felicidad con la alegría y la alegría con la dicha, aunque parezca que están relacionados entre sí, o son sinónimos, la realidad es distinta. Lamentablemente desde que somos niños nos enseñan a ir en busca de la felicidad. Los padres, por ignorancia o por defecto, quieren que sus hijos sean mejores que los demás, y cuando sean algo o alguien en la vida, entonces serán felices, cuando nos dicen que la vida es dura y hay que luchar por la sobrevivencia, es cuando perdemos nuestra consciencia, nuestro Ser, y nos convertimos en seres competitivos e inconscientes.
Para muchas personas los placeres son la felicidad, pero en realidad el placer es un estado mental del deseo, por ejemplo, un hombre o una mujer busca una pareja para ser feliz, tener una familia y vivir juntos toda la vida; cuando encuentran a la persona ideal, consideran que su deseo se ha cumplido y que serán felices para siempre.
Si os dais cuenta, la felicidad está buscando en otra persona, lo que quiere decir que su felicidad depende de los demás y no de sí misma. Vivimos en una sociedad Psicopática en donde consideramos que nuestra felicidad depende de lo que está fuera de nuestro alcance, de lo exterior, es como cuando tienes una noche de placer sexual, te sentirás feliz en el momento del acto, y que pasará cuando al día siguiente cada uno vaya por su lado, volverás al mismo estado de infelicidad o peor del que estuviste el día anterior, pero esto sucede en casi todo, se convierte en un círculo vicioso, se convierte en dependencia, en donde necesitarás de algo o de alguien para tener felicidad.
La felicidad basada en el deseo, en el placer, en los demás, es creada por la mente, y de la misma forma que lo crea, lo destruye, es como un día corres tras un hombre o una mujer, y al día siguiente no sabes cómo librarte de esa persona.
La felicidad está dentro de ti, la felicidad es la aceptación de uno mismo tal como se es, no depende de lo que digan los demás, no depende si los deseos o sueños se cumplen o no, no depende si eres mendigo o millonario, no depende si eres un peón de la fábrica o el presidente del país. Hay muchos deseos que nos creamos mentalmente, el problema de los deseos es que son insaciables, y cuando no los puedes cumplir te sientes la persona más desgraciada del mundo, pero esta situación, te lo has creado tu mismo, tu mente te da la felicidad momentánea, pero te retira de la misma manera.
Cuando seas consciente de que la felicidad está dentro de ti, no te afectarán las cosas o personas exteriores, disfruta al máximo el momento presente, el aquí es el lugar, y el ahora es el tiempo, has que desaparezca de tu mente el pasado y el futuro; la felicidad es lo que tú sientas, y no lo que quieres que los demás sientan por ti. 
Has que la felicidad sea permanente dentro de ti, y no circunstancial como la mente cree.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Los celos, un problema Psicopático de las personas dominantes.

Los celos no es más que la comparación de uno con los demás, vivimos en una sociedad con un sistema competitivo, en el que los padres, la educación, la sociedad, te enseñan desde pequeño a ser el mejor que los demás en los aspectos como lo económico, social, político, titulaciones, incluso en el aspecto físico. Aunque aparentemente estos aspectos sean positivos para una persona, en realidad no lo son, debido a qué son impuestos desde que eres un niño, pero no es más que el deseo de los mayores; cuando eres niño te dicen, tienes que ser esto o lo otro, tienes que ser el mejor estudiante, el mejor profesional...pero nadie le dice que tiene que ser lo que es, nadie le dice que tiene que aceptarse a sí mismo con sus pros y sus contras; a los hombres les dicen que tienen que dominar y a las mujeres que tienen que obedecer, aunque actualmente prefieren evitar estos términos, los hechos demuestran lo contrario.
En una relación de pareja, mucha gente considera que es bueno que tengan celos, porque eso demuestra que siente amor por el otro, incluso provocan celos coqueteando con otras personas, no importa si es el hombre o la mujer, pero piensan que es una prueba de amor; una mujer atractiva puede atraer la mirada de muchos hombres, y no por eso quiere decir que tenga una relación con todas las personas que lo miran, sin embargo el hombre se siente celoso y molesto, que es capaz de hacerle sentir culpable de su belleza porque considera que ella es la que provoca a propósito, de la misma forma puede pasar con el hombre.
Los celos no son más que una comparación estúpida de uno con los demás y proyectan su frustración de ira en los demás, haciéndoles culpables de lo que son, tienen o hacen.
El condicionamiento de la comparación que nos han enseñado, es la causa de los celos, de ahí que las personas dominantes tienen miedo a perder su estatus de dominador, porque se considerarían unos fracasados ante los demás.
Las personas que consideran que los celos son una muestra de amor, es porque no saben lo que es el verdadero amor; si la confianza es amor, ¿Por qué tienen celos?, si la libertad es amor, ¿Por qué ponen condiciones en la relación?
Los celos desaparecerán si dejas de compararte con los demás, tienes que aprender aceptarte como eres, y aceptar a los demás como son, cada persona es única e incomparable, puede haber parecidos, pero no iguales. Aprende a ser consciente de lo que tú eres, sin necesidad de compararte con los demás, cada uno tiene su propia forma de ser, no tienes por qué hacer ni decir lo que los demás dicen o hacen, disfruta del privilegio de tener tu propia vida y de ser tú mismo.

sábado, 15 de octubre de 2016

Las adicciones, ¿Por qué las personas se vuelven adictas?

Las adicciones están consideradas como enfermedades primarias, crónica con factores genéticos, psicosociales, medio ambientales que influencian su desarrollo y manifestaciones. Tomando en cuenta que enfermedad significa discapacidad involuntaria, las adicciones no deberían considerarse enfermedades, es más, no es una enfermedad por el mismo hecho de ser voluntario, ningún ser humano consciente va buscando la enfermedad.
Vivimos en una sociedad psicópata, en donde el consumo de cualquier producto que se crea, lo presentan como una necesidad en grandes campañas publicitarias, se aprovechan de la mente frágil o inconsciente de la mayoría de personas; que sólo está pensado paga ganar dinero, pero no en sus consecuencias, como son las adicciones. Por ejemplo: una persona no puede comprar un teléfono de última generación porque el dinero que gana de su trabajo no le alcanza, decide buscar otro trabajo adicional y/o correr suerte en los juegos del azar, tal vez decida prostituirse, para poder cumplir su deseo, si la decisión que ha tomado le ha salido bien y ha podido cumplir su deseo, continuará haciéndolo porque aparecerán más deseos, la mente no para de pedir, no importa si es necesario o no, siempre pide, y sin darse cuenta a caído en la trampa de la adicción, que incluso sus deseos pierden importancia. Los factores pueden ser muchos, tanto como las adicciones, sin embargo, las adicciones están consideradas unas son más relevantes que otras, o incluso otras ni siquiera son consideradas como tal, como un campesino que labra la tierra y cuida de los animales, es su pasión por el campo, es adicto al campo, pero no por eso es un enfermo.
Las adicciones no son más que deseos mentales para satisfacer el egotismo, es decir, cuando te sientes frustrado, amargado, deprimido, decepcionado, solitario, la mente te tararea diciéndote, has esto, haz lo otro para que salgas de la situación en la que te encuentras, y empiezas a consumir drogas, a jugar, a conectarte en las redes sociales, a buscar un hombre o una mujer que te quiera, a ser un comprador compulsivo, o un trabajador imparable aunque no te guste el trabajo; la mente se ha encargado de crearte y de destruirte como ser humano.
Un ser humano consciente sabe muy bien que la adicción no es más que un deseo mental incontrolado, puede realizar cualquier cosa que le apetezca por el simple hecho de que le gusta y sabe muy bien cuando pararlo, realiza cualquier tipo de actividad por el placer de hacerlo, no permiten que la mente tome decisiones por ellos, utilizan a la mente para su bienestar y disfrute de cada instante de su vida, si se encuentran con depresión, angustia, sufrimiento, simplemente aceptan que la vida es así, pero no buscan suplir su situación por otra.
Si tienes alguna adicción, no pienses como una enfermedad, no te auto compadezcas ni busques compasión de los demás, simplemente observa el daño que te causas a ti mismo, acepta la situación y no busques culpables o la causa por lo que has llegado a la adicción; si observas y aceptas tu situación, te volverás consciente y la solución vendrá por sí sola.